Etiquetas

, ,

Quien carece de deseo, adolece a su vez de la fuerza del vivir. ¿Implica esto que nos movemos solo según deseos? No, pero que sin ellos no hay posibilidad de discernir el querer que fundamenta el vivir.