Etiquetas

, , , ,

En cuestiones morales, lo normativo como medio coercitivo no es más que un canto a la hipocresía, ya que de su incumplimiento no se deriva más que  un “sálvame Deluxe” para el ocio de los chismosos allegados, y sin allegar.