Etiquetas

, ,

Cuando solo esperamos una ratificación de nuestras palabras, no porque digan verdad, sino porque manifiestan sentires, no procede desplegar una ristra de argumentaciones, sino abrazos cómplices.