Etiquetas

, ,

Apuramos el tiempo aguardando el gesto ajeno, porque presuponemos que debe darse, sin aprender, tropiezo tras tropiezo, que nuestro deseo no es el desiderátum universal, y que quizás deambulamos entre delirios.

Los delirios son, tal vez deseos fundidos en desideratums.