Delirios

No hay comentarios

Apuramos el tiempo aguardando el gesto ajeno, porque presuponemos que debe darse, sin aprender, tropiezo tras tropiezo, que nuestro deseo no es el desiderátum universal, y que quizás deambulamos entre delirios.

Los delirios son, tal vez deseos fundidos en desideratums.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s