Etiquetas

,

Las alas de un relato infantil vuelan fuera de nuestra órbita, pero su autonomía les otorga el poder de perpetrar nuestra mente, con reiteración machacona, para que el olvido sea un deseo imposible. Es la justicia del pasado.