Etiquetas

No hay deidad que pueda otorgar el perdón a la humanidad, porque si la hubiera sería el primer gran pecador por omisión. El respeto a la vida ajena y a su dignidad está muy por encima de la atrofiada libertad de ningún sujeto.