Etiquetas

, , ,

No hay mazazo más perturbador que el conflicto con quien se ha cobijado en el vientre, porque a más amor, más dolor, y de manera equivalente no hay amor más ilimitado que el materno. Aunque la cautela y  la prudencia deben asistir una estimación que por desmedida, asfixia a quien no puede crecer sin desvincularse a manotazos.