Libertad y dignidad

Inmersos en un devenir perpetuo que no concede descanso, nos transformamos en autómatas que reaccionan al alud de intensos estímulos, de origen privado o público. Esa sutil confusión que la manipulación de las nuevas tecnologías ha suscitado entre la intimidad y la libertad. Sin duda, para confundir lo relevante con la  esfera emocional e  intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, en la política, en el mercado, en la información, etc., con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares[1].

En consecuencia, la defensa de una vida digna exige en primer lugar unos bienes materiales mínimos para vivir, en lugar de apenas subsistir. Pero, asimismo la distinción básica entre lo que abarca lo íntimo, aspecto fundamental de la libertad, y la libertad misma. Un supuesto sin el que la sociedad civil queda presa de límites ilegítimos, que por desconocidos y perspicaces, invalidan la capacidad de rebelión contra un sistema totalitario económica y políticamente, como es el neocapitalismo que lejos de salvaguardar los derechos civiles, prioriza la rentabilidad económica a costa de usar a los ciudadanos como títeres alelados.

Así, el permanecer sumergidos, en una vorágine de sucesos incomprensibles, anula la capacidad de desarrollar la interioridad del sujeto que, podría sustanciarlo como un agente reflexivo y de cambio. Sin casi identidad, nos desvanecemos en un sistema aparentemente abstracto, pero que devendría identificable con esos recursos de los que se priva al ciudadano.

La revolución fracasa si la estrategia es perforar el núcleo que fundamenta el sistema, ya que detectados los intrusos son eliminados y neutralizados. Solo un movimiento social de naturaleza global, liderado por los estados privilegiados podría generar un replanteamiento de muchas estructuras políticas y económicas. Si, nos mantenemos pasivos estamos reconociendo un pacto social, resquebrajado casi desde su origen, porque tal vez, no fue más que un discurso legitimador de un sistema que apuntaba réditos sustanciosos a la minoría dominante.

[1] RAE manipular

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s