Deserción benévola

2 comentarios

Agazapado, entrelazando sus miembros periféricos como un infante que se escurre entre su propia oscuridad para dejar de estar, se mantuvo durante horas, casi sin respirar; su deseo era abandonar esa presencia que lo delataba y lo tornaba diana de dardos envenenados. En un rincón, recubierto de penumbras, creía hallarse indemne, protegido por inexistente y, con el tiempo, olvidado. Pero, aquel pavor helado le impidió descifrar cuándo y cómo retornar discretamente al mundo, y las horas fueron días, y después meses. Hasta que, cierto amanecer condujo atormentado a otro prófugo existencial y excavando un recodo para ocultarse, se espejeó en el esqueleto de algún fugado anterior que se quedó preso de su propia huida. Aquella visión, o tal vez espejismo o delirio le indujo a buscar una altitud certera para dejar de ser con prontitud, alejándose del riesgo de devenir un humano consumido por el terror a lo ajeno. Era, consideró, más conveniente abandonarse súbitamente, sin padecer una agonía similar a aquella de la que le urgía protegerse. Así, asió los restos de su compañero, y se precipitó desde una altitud inmensurable. Todo finiquitó brusca y apaciblemente, sin que nadie se apercibiera de ambas ausencias. Era, pues, lo más benévolo.

Plural: 2 comentarios en “Deserción benévola”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s