¿Qué puedo esperar?

No hay comentarios

Se puede palidecer a causa de espantos diversos: un virus inoportuno que sacude nuestro sistema inmunológico, un acontecimiento moralmente execrable …y también por un estado de temblor nuclear, ante la incertidumbre de qué hacer con ese pálpito que cobijamos en las cuencas de las manos que denominamos vida. Sea como fuere, lo que socava nuestro equilibrio vegetativo no es únicamente un ataque de bichitos microscópicos, sino asuntos de naturaleza visibles ante los que sentimos la intensidad de la impotencia humana ¿Qué puedo esperar? Se cuestionaba Kant. Hoy, sabemos que minucias, gestos de buena voluntad que tan solo evidencian la insignificancia del individuo inmerso en un oleaje ontológico y ético –por ende, político-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s