La existencia: un asedio moral

2 comentarios

Maldecimos la existencia que impía nos apremia a vivir, no parasitar. Y este requerimiento del que nos lamentamos nos muestra, quizás ambiguamente, como seres carentes de la voluntad, del denuedo inapelable para concluir la única alternativa que nos dignifica ¿Qué sentido tiene pues, denegar el deseo de morir a quien no puede culminar una existencia digna? Fluctuamos entre la constatación de lo razonable y la renuencia moral de lo que en coherencia procedería consentir: la aceptación de darse por vencido y allanar el paso para la acción consecuente.

Acaso lo más cruel sea nuestra impotencia, que nos impele al juicio moral de los pensamientos propios y ajenos, arrastrándonos a un cerco del que no logramos despojarnos.

Plural: 2 comentarios en “La existencia: un asedio moral”

  1. Nos recubriremos de gloria si podemos,
    para ocultarnos la miseria de nuestros destinos
    DESISTIR…
    Desisten al final
    nuestros huesos cansados de tanto sujetarnos,
    nuestra mirada se aparta de la búsqueda
    y el alma se instala en el “ya no puedo más”
    Tal vez la muerte sea el desistir supremo
    y elegir morirse,
    la única victoria real sobre una mala vida.
    Son palabras negras, lo sé,
    que parecen desistir de lo vivo
    de lo que sobrevive,
    pero a veces mi razón se nubla como la de ellos,
    y se vuelve terca, oscura, persistente.

    A.M.G (2017)

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s