Ese “algo”extraviado

No hay comentarios

Nos afanamos en la búsqueda de un algo que permanece oculto, encubierto o enmascarado con la nostalgia de un edén perdido, como si otrora hubiésemos habitado esos campos Elíseos a los que por meritocracia arribábamos. La cuita reside en identificar qué hemos devastado por la  singladura vital para vernos desprovistos de ese colofón paradisiaco. Quizás, un resplandor humanitario se sofocó en la lidia por ser el elegido, desconociendo que la vanidad, el anhelo desmedido y el egocentrismo son vicios que afloran en el intento de apropiarnos un merecimiento que nos deprecia y  desvalora.

Así, ese algo ansiado no sea más que la resultante de la convicción de que un horizonte, por difuso que se presente, es preferido a la nada, porque creemos habitar equívocamente en un mundo de castigos y premios, para malos y buenos; errando, tremebundamente,  en el juicio de que lo que nos libera procede del afuera,  y obviando subrepticiamente la  más ardua de la tarea: la justa introspección, con el propósito de reconocer la virtud de lo ajeno, sin la que no hay reparación sustantiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s