La metáfora de la reencarnación

No hay comentarios

Buenos Relatos

ANA DE LACALLE

Deambulaba; oscilando entre la diversidad de posibilidades que debía haber de ser. En la némesis  divina que acecha  sedienta me recreaba, convencida tal vez de su veracidad y temiendo que su propósito de repartir justicia de forma  equitativa, absorbiera mi ser para disponerlo tras mi muerte en algo que se correspondiera con mi vida actual.

Conciencia de dónde procedía y cómo habían actuado mis predecesores no me faltaba, y quizás, por ello, sentía como me agrietaba saldando culpas ajenas de mi filiación genealógica. Casi algo parecido a eso que algunos llaman el Karma.

Ante semejante circunstancia, y tras días merodeando a su alrededor sin verlo, me espejeé en ese roble con cavidades oscuras que se asemejaban a profundas heridas milenarias. Su inclinación, su aparente monstruosidad parecían alertarme de aquello en lo que podía metamorfosearme en ese ciclo eterno del que algunos hablan, también, que…

Ver la entrada original 176 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s