Dualidad esencial: ricos/pobres

5 comentarios

El lenguaje constituye la manifestación de nuestra comprensión del mundo. La clásica disquisición de la prioridad entre pensamiento y lenguaje ha quedado denostada, porque es una constatación que ambos son intrínsecamente dos aspectos de esa aprehensión del mundo, e incluso de los límites con los que topamos en ese proceso cognoscitivo.

Establecido lo anterior, lo controvertido es ahora cómo construimos el mundo posibilitados por un sistema simbólico –que es abstracto y por ende racional- cuya composición semántica y gramatical limitan lo que es y cómo es, y lo que no-es para nosotros.

Esta cuestión exige recordar que el lenguaje se da siempre como una lengua concreta, gestada en un contexto cultural, y que por consiguiente, lo que se puede y se dirá forma parte de esa cosmovisión lingüístico-racional que se convierte en instrumento de socialización e integración o conformidad en un sistema social  concreto. De ahí, que el discurso políticamente correcto sea el pensamiento único –por muy diverso que se nos pretenda presentar- que persigue homogeneizar a los ciudadanos para reconvertirlos en individuos obedientes, no solo por la presión social externa sino también por la interiorización, que se fuerza mediante un proceso de socialización, que deviene anulación del sujeto pensante y agente.

Este es el recurso más recurrente en la supuestas democracias occidentales, donde la proliferación de eufemismos para fingir hipócritamente la aceptación de la pluralidad individual y de las minorías tiene como efecto buscado, la neutralización y disolución de una única cosmovisión de la que se ha excluido las jerarquías económicas, las desigualdades y la injusticias sociales como si los ciudadanos nos diferenciáramos casi únicamente por nuestro género-sexo, nuestra capacidad o discapacidad, nuestra salud mental y una retahíla de características que siendo fundamentales, al ser destacadas como primordiales, desactivan al individuo como agente activo que denuncia las desigualdades sociales y económicas como lo que ciertamente organiza y distingue a unos ciudadanos de otros.

Es cierto que si, a esa condición social, añadimos otras diferencias no asimiladas por el colectivo realmente, la discriminación y exclusión se tornan más contundentes. Pero también lo es, que si obviamos el factor que por excelencia sigue distinguiendo a unos de otros, a saber, su poder adquisitivo o su ubicación en esa dualidad ricos-pobres, que se nos quiere presentar como obsoleta, se nos está inoculando una confusión sustancial.

En términos aristotélicos diríamos que colectivamente las cualidades esenciales son aquellas que nos otorgan un estatus social y económico determinado. Atendiendo al individuo, en concreto, cada cual define su identidad a partir de lo que constituirían las cualidades accidentales, como su tendencia sexual, su género, sus capacidades,…pero no podemos sucumbir al engaño que consiste en una fluctuación difusa entre lo social y lo individual, porque ese señuelo es el que desactiva la voluntad colectiva de reivindicar y luchar por la modificación de una estructura socio-económica que nos mutila.

El lenguaje en la medida que es pensamiento, y viceversa, puede ser un arma de destrucción masiva sutil, sibilina e incluso aceptada por inconsciencia.

Plural: 5 comentarios en “Dualidad esencial: ricos/pobres”

  1. En el interlineado del texto entiendo “el lenguaje” tal y como lo entendieron los sofistas. Un lenguaje como un fin en sí mismo que sirve para dibujar “el parecer”, lo único que es. El relativismo del lenguaje nos lleva al escepticismo. Un escepticismo que desemboca en el nihilismo. Y un nihilismo que enreda al ser en el eterno retorno. Aún así, a pesar de su relativismo, defiendo unas pocas verdades absolutas. Hace falta que en la sociedad de la postverdad renazca el socratismo. Un socratismo necesario para sostener la concordia entre civilizaciones, países, barrios y hogares. Un abrazo, Abel..

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s