La ausencia de recuerdos

No hay comentarios

Rastreo, desalado y ávido, entre los recuerdos olvidados algún gesto afectuoso o similar, que pueda revelarme el lugar que ocupaba en tu interior. Tan solo poseo la apariencia de una esfinge que me remite a ti, fría y rígida, casi marmórea diría. Erigida en la autoridad divina que exigía alabanza y loa, rostros fascinados ante tu presencia que abdicaban ante tu voluntad despótica. Hace lustros que escarbo para recuperarte como la fantasía que desde la infancia palpitaba, y que se frustraba sin tregua, para demostrar que no eras una imagen ficticia sino tu auténtico ser, oculto y resguardado.  Mas todo esfuerzo parece vano, ni tesoros escondidos que hablen de ti, ni éxito alguno en ese re-cordar o recuperar lo hundido en mi corazón. Quizás, mi carencia infantil creó un fantasma bondadoso para soportar la tiranía explícita unas veces, sutil y sibilina otras, serpenteando como una víbora por la frágil mente de una criatura breve. Fatídicamente, reconozco que no hay recuerdos olvidados, es que no hay nada que recordar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s