Contra los TABÚS que nos adormecen.

3 comentarios

Se desliza por el interior un escalofrío serpenteante, que desemboca como un aguijón en la médula de la mente precipitándose en la palabra muerte. Mas, no es un simple significante sino el contenido de una realidad temprana o tardía que acontecerá, disolviendo en polvo eso que hemos sido y forjando la sombra de lo que nunca fuimos.

Esa finitud que atisbamos en un horizonte incógnito que nos azuza e inquieta, sobre todo, mientras la existencia nos zarandea con padecimientos que nos fulminan. Y cabe plantearse si tenemos que aguardar ese momento temido o, por el contrario, podemos decidir cuándo realizarlo, hacerlo presente y tenazmente real.

La cuestión de si morir cuando sea, o si decidir el “sea” es controvertida y espeluznante para aquellos que dejan pasar el tiempo deambulando por la superficie de su simbólica línea. ¿Por qué censurar este planteamiento? ¿Acaso somos títeres sin materia gris que nos permita pensar sobre cualquier algo? ¿Necesitamos que alguien vele por nosotros hasta el extremo de que decida hasta lo más íntimo y nuclear de nuestra existencia?

Abogo por la libertad de pensar y sentir, porque solo así fortalecemos nuestras decisiones, sean las que sean; sin que se deriven del hipercontrol asfixiante reacciones no deseadas por falta de reflexión.

Plural: 3 comentarios en “Contra los TABÚS que nos adormecen.”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s