Nadie -microrrelato-

Un comentario

Estaba sentado en el alfeizar de la ventana, huidizo, ausente quizás de sí mismo. No pululaban recuerdos dañinos, ni imagen alguna por su mente; era como si se hallase en un estado catatónico del cual carecería posteriormente de conciencia. Su cuerpo presentaba cierta rigidez, como si fuese un ciborg desconectado y carente de movilidad. ¿Por qué llegó a ese estado psicosomático? Según se murmuraba a causa de un sistema de defensas férreo para no sentir, no sufrir; como si sus emociones hubiesen quedado neuronalmente paralizadas. Algunos los observaban desde la puerta, sin osar intervenir. Hasta que se oyó un grito agudo que pronunció su nombre y, tras ese estridente aullido, cayó como de una pieza y manteniendo la postura, sin mover ningún miembro, al vacío espacial, porque en el mental parece ser que ya moría.

Singular: 1 comentario en “Nadie -microrrelato-”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s