Etiquetas

, , , ,

¿Si en nuestra naturaleza yace el haber, por azar, sido engendrados para necesariamente morir, cómo  metabolizar la castrante contingencia? No cabe exigir a lo posible sentirse necesario, ni es lícito vivir, en consecuencia, como si fuésemos, antes de ser, añorados.