Etiquetas

, ,

“En cuanto a la libertad de pensamiento, es cierto que sin ella no hay pensamiento. Pero aún es más cierto que cuando el pensamiento no existe tampoco es libre. En los últimos años ha habido mucha libertad de pensamiento, pero no pensamiento. Algo así como el niño que, no teniendo comida, pide sal para sazonarla.”

Weil Echar raíces, Ed. Trotta, 1996, pg 45.

También podríamos matizar la perspicacia de Simone Weil, añadiendo que la aparente libertad no es, ni creemos que haya sido nunca, para que se generara pensamiento, sino precisamente para que la voluptuosidad de lo diverso provocara una sensación de libertad ,cuando tal vez solo hubiese libertinaje.