Curación por la palabra

No hay comentarios

Deshabitamos las zonas perniciosas con formalismos a los que nos hemos sometido, y cada gesto o requiebro espontáneo se vuelve amenazante si no poseemos la flexibilidad y el sentido del humor de integrar lo subversivo. Porque donde lo formal se impone como encuadre infranqueable de la vida, deja de haber vida, lo formal se hace oquedad y perdemos toda posibilidad de que haya espacio terapéutico donde un sujeto ayude a otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s