Capitalismo y cultura

La Red ha democratizado la cultura haciendo de la creación y la nutrición un acontecimiento casi universal. El individuo con acceso a un ordenador conectado, y una voluntad de conocer, contemplar y crear puede formar parte de ese universo abierto y diverso que es hoy la cultura. Ahora bien, tal vez la superproducción y democratización  implican haber identificado objeto cultural con objeto de consumo, porque el exceso es la condición apropiada para que las leyes del mercado se impongan y regulen el tráfico. Pero, de ahí a afirmar que el arte es mercancía, o sea objeto de consumo, como hace Lipovetsky junto a otros que le han precedido, existe una distancia que no podemos obviar.

La producción artística en sí misma es una manifestación estética  de una diversidad de experiencias, y es aquí donde entiendo pueden surgir divergencias, o en su naturaleza creativa por parte del artista-observador, pero no creo que podamos asumir que el espíritu creativo del arte es crematístico, porque eso sí es un producto de consumo elaborado con más o menos gracia. Pensemos en los clásicos de la literatura, la pintura, la escultura, me cuesta ciertamente situarme en sus obras elaboradas para un éxito comercial.

En conclusión, una cosa es que el capitalismo absorba todo para el consumo, otra que todo se deje convertir en objeto de consumo, perdiendo su naturaleza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s