Etiquetas

, ,

Amamos con la inconsciencia de que lo amado nos pertenece, debe ajustarse y satisfacer las expectativas de cuanto consideramos que dejamos depositado y donado de vida en ese esfuerzo de amor “incondicional”. Pero el tiempo evidencia esa traición, a nosotros mismos, con una regurgitación agria de lo que nunca podremos poseer.