Entre la representación y la cosa

Si obviamos la falta de distancia entre el objeto y el sujeto, tropezamos con la falsa creencia de que para el humano puede haber algo distinto de su representación del mundo. De hecho, actuamos orientados por esa percepción sensitiva e intelectual del mundo, no en un mundo en sí que, si lo hay, no pertenece a nuestra forma de ser y estar, porque nos es inaccesible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s