Etiqueta: Kant

¿Qué nos cabe esperar?

Una de las preguntas fundamentales que formuló Kant -vinculada inexorablemente a las otras- fue “¿Qué me cabe esperar?”. Desde su perspectiva solo podíamos responder, consecuentemente, tras haber respondido a las cuestiones sobre las condiciones de posibilidad del conocimiento del mundo y sobre la ley moral que regula nuestras acciones. Pero tal vez, para nosotros hoy,

Seguir leyendo

Merlín: Sapere Aude. El fraude continúa.

Si Kant levantara la cabeza y se sentara –a su hora rigurosamente- a ver la nueva etapa de la serie Merlí, se caería de su butaca víctima de un colapso cardiaco. SAPERE AUDE, atrévete a saber, es el clamor que el pensador prusiano lanzó en su texto ¿Qué es la Ilustración?, con la voluntad de

Seguir leyendo

Del ingenuo de Sócrates al pragmatismo postmoderno.

Sin conocimiento no hay virtud, o posibilidad diríamos hoy de actuar moralmente, porque –y seguimos con el Sócrates platónico- quien sabe lo que es el bien no puede, por voluntad propia, no quererlo y actuar en sentido contrario, ya que se siente eróticamente atraído y el bien constituye el único objeto posible de su voluntad

Seguir leyendo

Del “debo” al “puedo”

¿Qué debo hacer? Se preguntaba Kant urgido por la necesidad –que respondía a su propia convicción- de hallar una forma que universalizara  las normas morales. Hoy, recluido el deber en el ámbito de lo privado por una escisión nada apropiada entre individuo y sociedad, quienes siguen zarandeados por la urgencia kantiana se preguntan con una

Seguir leyendo

Entre la representación y la cosa

Si obviamos la falta de distancia entre el objeto y el sujeto, tropezamos con la falsa creencia de que para el humano puede haber algo distinto de su representación del mundo. De hecho, actuamos orientados por esa percepción sensitiva e intelectual del mundo, no en un mundo en sí que, si lo hay, no pertenece

Seguir leyendo

Subjetivismo o universalidad moral

“Una virtud tiene que ser invención nuestra, personalísima defensa y necesidad nuestra: en otro sentido es meramente un peligro. Lo que no es condición de nuestra vida la daña: una virtud practicada meramente por un sentimiento de respecto al concepto de “virtud”, tal como Kant lo quería” Nietzsche, El anticristo El fragmento está obviamente sesgando

Seguir leyendo