La vergüenza de ser político

No hay comentarios

Mientras la clase política nos brinda a todos los ciudadanos un espectáculo inédito entre corrupciones, interferencias entre los poderes del Estado, “debates” que pueden ser caracterizados de todo menos de voluntad constructiva de diálogo, de intencionalidad de ser lo que son, representantes del pueblo al servicio de éste, existe una inmensidad de personas comprometidas profesionalmente de la ciudadanía que bien podrían servirles de espejo de cómo se ofrece un servicio público. En hospitales, que bien hay de todo pero también  muchas personas con auténtica vocación y entrega por lo que hacen, en los colegios, institutos y universidades, públicos, concertados y privados –no voy a entrar ahora en este debate- donde tropiezas  con un personal preparado y formado por iniciativa propia que intenta educar a los alumnos en una actitud crítica y analítica, a menudo a contracorriente de lo que la sociedad proporciona y estimula, gracias entre otros factores a ustedes.

Personalmente, me cuesta descifrar si hay algún político del que pueda decirse lo anterior, sin que medie en su actividad el deseo de poder, prestigio y autocomplacencia.

En este sentido, exijo, porque la honestidad y la prioridad del deber con el pueblo son exigibles, a la clase política que reflexione, cada uno en un rincón de su humilde vivienda y en soledad,  qué están haciendo por las personas y aplicándose el “velo de ignorancia” rawlsiano –esfuércense que pueden- se planteen qué les parecería vivir en la sociedad actual perteneciendo a esas capas más bajas económica y socialmente hablando, o a esas clases medias que tras la crisis son menos medias y más bajas. ¿Creen de verdad que lo que llevan a cabo en los parlamentos sirve de algo? o ¿está todo previamente pactado entre partidos que responden a intereses privados y no tienen ni un ápice de servicio público?

Los ciudadanos estamos hartos de tener por representantes a parásitos manipuladores. La sociedad sigue funcionando porque la mayoría de ciudadanos cumple con sus deberes y obligaciones, si por ustedes fuese seríamos ya pasado putrefacto e inerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s