Insomnes

No hay comentarios

El insomne es como un vagabundo sin lugar, ni tiempo, quebrando los ritmos establecidos y ortodoxos. Su mente no gestiona la necesidad de lo externo, sino la vivacidad de las ansiedades que se desprenden de la ignorancia que le atemoriza. Los requiebros que forzadamente dibuja con el cuerpo, para catarsis del alma, al repensar inquietantemente el sentido de dormir, para después despertar y volver al sueño, porque no puede zafarse del paralelismo que intuye mantienen con la vida y la muerte. Y se cuestiona: ¿si hay vigilia post mortem será nuevamente para perecer eternamente? ¿Qué rodeos absurdos grabamos con cinceles ensangrentados ad infinitum? Vivir vivo o vivir muerto, la misma cadena perpetua oscilando entre la luz y la supuesta oscuridad, que nunca puede serlo si rebrota la luminosidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s