Colectividad y sujeto -un apunte-

No hay comentarios

Engalanados  de ornamentos normativos, ratificados como tales por aquellos que se hallan sujetos a esas parafernalias, creemos consolidar proyectos comunes y compartidos. Craso error y fuente de confusión cuando las adhesiones a esos planes son absolutamente dispares y desequilibradas, porque la dedicación, el esfuerzo es desigual y, por ende, la implicación emocional también.

Reaccionamos entonces, ante cualquier desagravio al proyecto entreverado de pasiones, con inquina o rabia sin la capacidad de deslindar lo común de lo propio, el interés colectivo del personal.

Procedemos autoritariamente, cual caricatura de quien pretendemos ser, y resquebrajamos con esa actitud la cohesión de un grupo, unidos solo por un propósito. Cuestión significativa y nada menospreciable porque más allá de ese plan común encontramos aspiraciones personales, peculiaridades legítimas y dignas de respeto.

Así, un colectivo no es más que una abstracción de una adición de sujetos –no de individuos carentes de voluntad propia- que por su consistencia son aptos para la creación, la autonomía y el despliegue genuino de su personalidad en todo aquello que, a su vez, revierte de forma positiva en la relevancia y brillantez del colectivo en sí.

Parecía superada aquella dialéctica enérgica  sobre la preponderancia entre lo común y lo privado. Tan solo era una apariencia onírica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s