La escatología como metáfora

4 comentarios

Evacuar lo escatológico que se pudre en las entrañas, puede ser una expresión soez y zafia, o una metáfora o imagen de cuanto contenemos en nuestro interior de despreciable, y en consecuencia de la necesidad de expelerlo con prontitud.

Porque, nos agrade o no, todos incorporamos lo bello y lo siniestro a lo largo de la existencia. Unos con mayor inercia hacia lo vulgar y execrable, y otros con más tendencia a lo benéfico. Esta bifurcación se halla condicionada no solo por factores subjetivos, sino también por los influjos de un entorno más o menos favorable.

De hecho, si nos preguntáramos qué puede ser querido por un humano -no como objeto de su pasión, sino de su voluntad- tan solo hallaríamos una respuesta admisible: nadie puede querer su propio mal, porque la facultad de querer elige lo que es racionalmente deseable, y esto no puede ser otra cosa que lo bueno. De ahí, la necesaria distinción entre deseo y voluntad.

Si la voluntad, que como ya concibieron los antiguos, se sitúa como puente entre la razón y las pasiones, el objeto elegido dependerá de qué ha dominado nuestra elección, si lo racional como facultad capaz de objetivar y analizar con menos subjetividad lo benéfico a medio y largo plazo, o por el contrario el deseo que busca la satisfacción o placer más inmediato, sin dejar margen a la disquisición sobre las consecuencias que posteriormente puede acarrear, en ocasiones, optar por lo gozoso instantáneo.

Así, la decisión de qué deseos pueden ser satisfechos sin que devengan un mal mayor a posteriori, o de cuáles deben ser negados -en el sentido de no satisfechos- deberíamos supeditarla a una mínima reflexión racional que pondere medios-fin-consecuencias.

De tal forma que aseverar que nunca deben ser satisfechas las pasiones o su contrario, no deja de constituir un dogmatismo poco ajustado a la existencia, a lo realmente encarnado en cada sujeto concreto con su idiosincrasia y sus circunstancias.

Lo relevante aquí, es disponer de un criterio suficientemente capaz de orientarnos en la menor decisión a priori, ya que los efectos derivados pueden constituir un mal irreversible.

Plural: 4 comentarios en “La escatología como metáfora”

  1. Hola Ana, ¿se podría añadir el deber, como forma de búsqueda de lo benéfico, aunque esta elección pudiera perjudicar al propio individuo ? estaba pensando en Kant y su Imperativo Categórico…en ese caso, la voluntad, aun emanando de la razón, mas que puente entre la razón y la pasión, pudiera ser considerada una evolución de la primera…perdón por el atrevimiento, pero cuando te leo me siento como aquel lejano estudiante al que le asaltan multitud de dudas y no puede estarse callado…8-)…un afectuoso saludo y gracias por espolear mi curiosidad…

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, sería una posibilidad tan válida como la que expongo. Es cuestión de qué nos dice la experiencia, y por esto me alejo de de Kant cuando situo a la voluntad como puente o nexo entre la razón y las pasiones….tal vez porque lo racional puede consistir, hoy, en dar rienda suelta a la pasión, dentro obviamente de un cierto marco. Si fuéramos kantianos, los humanos, nos conportaríamos casi como héroes. Pero como el propio Kant vio muchas acciones que aparentemente están hechas por deber, son en realidad realizadas conforme al deber; es decir, atendiendo a las consecuencias de la acción, que es lo que estoy sugiriendo, porque no creo que podamos, casi por condición, los humanos tomar una decisión sin tener en cuenta las consecuencias. Esto rompe con el formalismo kantiano y su imperativo categórico, para el que todo debe hacerse por respeto a la ley moral, por el deber que tenemos de actuar moralmente. Así, Kant no propugna una concordancia medios-fin-consecuencia, de la que hablo yo en algún momento. Para él lo único que debe ser tomado como fin es la dignidad humana. Bueno, no sé bien si respondo a tu cuestión….en cualquier caso, no es ningún atrevimiento, porque me congratula ver que lo que escribo puede suscitar interrogantes en los otros…gracias por leerme y comentar.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s