LA CULTURA: el deber de «cultivar» personas.

2 comentarios

La cultura es un mundillo no muy distinto de otros. Al fin y al cabo, el conjunto de nuestras sociedades no son más que una imagen expandida de los micro-espacios en los que nos desenvolvemos.

En este sentido predomina el tono grisáceo, aunque por fortuna hay luces profundamente luminosas. Sin embargo, los intereses, trapicheos y la incoherencia entre el decir y el hacer, ese binomio que debería constituir una unidad brilla por su ausencia. Algo semejante a la parresia que sostuvo Foucault:

Esta -la parresia- no es solo el decir sincero, sino el ser honesto y honrado con lo que se dice, que nuestras palabras se correspondan con nuestras acciones y, es más, estas últimas sean testimonio fiel de nuestro pensar.

https://revistahumanum.com/2020/12/10/sobre-michel-foucault-y-la-imposible-parresia/

Me crispa el mercadeo, la exaltación de obras que no lo valen por el hecho de pertenecer a un determinado sello editorial. Solo por una estrategia de venderse al mejor postor, sea quien sea éste. Cometa este truculento engaño quien lo cometa.

Cambiar el mundo no consiste en un acto de heroicidad que tenga repercusión mediática por la excentricidad de la acción realizada; es algo más sencillo que esos grandes actos que constituyen rarezas y excepciones. Luchar para transformar nuestras sociedades, nuestras interacciones con los otros, radica como condición necesaria en un ejercicio introspectivo que nos permita ser honestos, transparentes y sujetos de una voluntad buena -en el sentido kantiano-. Porque la intención, la voluntad que orienta nuestro querer y nuestro hacer debe nutrirse de valores y principios que tengan como propósito el bien común -y aquí sé que me alejo de Kant-. Podemos ser torpes, pero no incautos. El querer, por honradez y honestidad, no puede derivar en una impostación bien interpretada; la credibilidad se pierde, y no solo en lo profesional sino, lo que es peor, en lo personal.

Sepamos ser personas que desde el mundo de la cultura transformemos con ejemplaridad este cruento hervidero político-social en el que, si no nos resistimos, acabamos hundiéndonos.

Plural: 2 comentarios en “LA CULTURA: el deber de «cultivar» personas.”

  1. Precioso post !!! Efectivamente, esa neurosis psicosocial de la incoherencia o ausencia de correspondencia entre el sentir, el pensar, el decir y el hacer es la que nos tiene locos o al menos con ciertos síntomas de neurosis normótica (Perre Weil). Por eso entiendo que para «cambiar el mundo» hace falta siempre cambiarse a uno mismo desde el sencillo, reducido y anónimo metro cuadrado que pisamos.

    Me gusta

  2. Seamos realistas, exigimos la imposible…esos años cuando soñar no era una ingenuidad, donde se creía que seríamos mejores…se perdieron las banderas, se fragmentaron las ideologías en aras del mercado…solo resta…Para todos todo, para nosotros nada….(¡ Estos filósofos tan idealistas y románticos…! ¿Aún buscando unicornios azules? Relájense y dejen que el consumismo, el oropel, la vanidad, el narcisismo y las redes sociales den la pauta a la humana felicidad…Dejen que el algoritmo de san Facebook los guíe….) Mi otro yo vendiendo sueños cibernéticos….besos al vacío desde el vacío

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s