Inocular

Nadie puede dar lo que no tiene. Parece una verdad de Perogrullo. Pero quizás ocurre que constatamos haber inoculado en nuestros hijos aquello que creemos no poseer ¿de dónde procede ese recurso beneficioso? Diría que  de esa íntima guarida protegida que nos permitió sobrevivir a nosotros mismos.

Solo era profesora

Los que hemos sido profesores, quizás solo algunos, no pretendo caer en generalizaciones siempre distorsionadoras, mantenemos una melancólica añoranza con el trato y la relación que tuvimos con los alumnos. Cierto es que, con los años se difuminan rostros y nombres, pero no la experiencia que te proporcionaron esos adolescentes, que podían tener carencias como [...]