Etiquetas

, , ,

 

Observo manadas por la geografía mundial, no de animales, sino de personas revestidas y tratadas como animales. No pienso, se me obtura la mente. Ahora sí, reaccionan las neuronas. Recuerdo filmes sobre genocidios, como denuncia de lo que no debería suceder más. Vuelvo a mirar la pantalla. Dudo si no es otra película de esas. Mi mente no quiere admitir tanta inmundicia en la realidad. Remiro y constato que son imágenes de ayer grabadas en Europa –otra vez- Y me siento muy responsable de cuanto está sucediendo y permitimos que continue.