Metamorfosis de la necesidad

No hay comentarios

Raro es sentir saciada la necesidad. Porque como carencia tiende a la elasticidad y a fagocitar toda sustancia destinada a colmarla. Así, devenimos seres cuya idiosincrasia es la escasez, y esa falta infinita es la plataforma sobre la que se catapulta el capitalismo; metamorfosea  la necesidad para que sintamos el impulso de calmarla con el consumo de objetos, que se tornan símbolo de lo que creemos carecer, aunque no sea más que un espejismo manipulador. Y así, sucumbimos como necios al centrifugado mental que nos transforma en individuos sin auténtica identidad y arrastrados por la truculenta voluntad de vaciarnos de lo propio para engrosar lo ajeno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s