Trastornos o enfermedades mentales

No hay comentarios

La naturalización de los trastornos, disfunciones o cómo cada uno desee recrearlas,  responde, entiendo, a una doble voluntad: la de la misma medicina que tiende a homogeneizarlas con las enfermedades físicas para disponer de criterios diagnósticos que permitan gnoseológicamente  diferenciarlas para su posterior tratamiento farmacológico –con las sospechas que pesa sobre los beneficios de los que disfruta la industria farmacéutica- Pero, existe por parte de los afectados una voluntad de que su trastorno sea reconocido como “enfermedad” porque, solo bajo ese estrecho patrón burocrático, uno puede beneficiarse de lo que la sanidad pública y la seguridad social conceden a otra enfermedades físicas que impiden asumir el ritmo de un trabajo institucionalizado y regulado.

Constatable es que con la neurociencia esa catalogación de enfermedad, contrastadas las particularidades cerebrales que los individuos  presentan bajo determinados diagnósticos, es cada vez más creciente. También lo es, como contrapartida, que desconocemos tanto del cerebro y de la supuesta mente que ninguna disfunción puede ser entendida ni tratada con éxito si nos limitamos a dar por supuesto que estamos ante taras cerebrales que imposibilitan la mejora del paciente si no es a base de fármacos.

Es nuestra ignorancia la que nos permite entender cómo opera cerebralmente la “curación por la palabra”, y por ello que muchos científicos la desprecian. Pero sería absurdo ignorar los resultados que las terapias psicológicas, al margen del uso de fármacos únicamente, generan en las mentes, adquiriendo éstas recursos de autocontrol de los trastornos o disfunciones, que son empíricamente inasumibles por los medicamentos.

Por lo tanto, mientras los servicios públicos no flexibilicen sus criterios de atención y discapacidad de los que padecen trastornos mentales, vale más que en beneficio de los afectados sigamos catalogándolo de enfermedades mentales, aunque la  práctica clínica de terapeutas y psicólogos tenga una perspectiva más amplia de la complejidad del problema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s