Tribulaciones

2 comentarios

Creemos necesitar el silencio cuando nos sentimos atribulados por el ruido habitual que nos envuelve. Ansiamos desaparecer, restar en el anonimato para permitirnos el privilegio de no debernos a nadie. Sin embargo, tropezamos con la dificultad interna de difuminarnos; queremos y nos dolemos por ello. Y en ese vaivén confusional testamos lo doloso, esa doblez que nos ha sajado el alma y que esperamos suturar en ese tiempo de descanso, en el que a menudo es harto complicado reposar.

Es un estado semejante a la pérdida de uno mismo en el que parecemos existir para los otros, sin apercibirnos que solo siendo nosotros alguien nos añorará en nuestros lapsos de recogimiento.

Plural: 2 comentarios en “Tribulaciones”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s