Categoría: Anagramas

Penumbra

Tras una amalgama de turbulencias, entre intuidas unas y otras no, vadeamos angustiados y abatidos por tierras movedizas que se obcecan en engullirnos, como si de larvas nimias y míseras se tratase. Obedecemos a un impulso de supervivencia que nos induce a la esperanza de resultar indemnes, pero la experiencia vital, en contraposición con esa

Seguir leyendo

Balbucear sordamente

Balbuceos sordos de quienes yacen presos de la indiferencia, real o sentida; gemidos desmenuzados, casi aullidos de dolor que no convocan presencia alguna, tan solo la posibilidad de que el aislado se desplace y surja. Ese gesto que, precisamente,  está incapacitado para hacer cuando su reacción es ese agudo llanto, sollozo o intento de barboteo. 

Seguir leyendo

Soledad al desnudo

Quien se halla recluido en el horadado vacío interior, percibe el agrio y ácido sabor de la soledad. Esa gruta donde la oscuridad resta minimizada por la ausencia absoluta y la evidencia del necesario soporte propio genera pánico, inseguridad. Así podemos recurrir al auxilio de quien desde fuera nos fortalezca y nos proteja de nosotros

Seguir leyendo

Carnavales o el rito de la descompresión

El carnaval es la catarsis postmoderna. Nos otorga la posibilidad de desenmascararnos, paradójicamente, y mostrar lo más genuino y autentico que estamos exigidos a ocultar, porque bajo el embrujo del disfraz nos hallamos  legitimados a ser, sin prejuicio ni juicio. Así, un adolescente que se disfraza del hombre verde -Hulk o la Masa- está vertiendo

Seguir leyendo
3 comentarios

Ortodoxia-Heterodoxia

Los senderos encubiertos, que no se avienen con la ruta de la ortodoxia cultural, deberían ser rastreados con el digno propósito de generar su aparecer. Una vez mostrados pueden ser escudriñados y posteriormente surcados o no. Pero lo que no cabe es una ortodoxia borreguil que nos ningunea, nos anula, nos difumina hasta la extinción.

Seguir leyendo

Respirar, por respirar

Desahuciados por la inanidad acomodada como una epidermis propia, respiramos por respirar, con una inercia vegetativa que nos mantiene aquí; casi como estoicos insensibles al acontecer: apáticos, indolentes, desidiosos. Así, per, permanecemos sin vivir, como un cántico a la ausencia que nos ampara. Quizás, resurjamos un día para perecer con la absoluta convicción de que

Seguir leyendo

Lo onírico

La nebulosa onírica, que como fulgores oculares atisbamos como una reminiscencia resistente, advierte de angustias y desesperos que moldean nuestro sentir, a menudo indiscernible. El vano afán de retener y delinear esos breves y escuetos destellos nos abruma, porque donde hay voluntad de nitidez y veracidad, junto con la impotencia de ese vago recuerdo, se

Seguir leyendo

La resistencia con sentido.

Verdear el horizonte es un deseo inconsciente, una reminiscencia ancestral que como un renuevo pulsa por emerger con consistencia. Pero, no hay posibilidad ya, desfondados por un presente crudo y realista, de rebrotes falaces que solamente devienen lenitivos para sostener lo insoportable. Serpenteando por el ámbito de lo infausto, nos resta la fortaleza para rescatarnos

Seguir leyendo