Autor: Ana de Lacalle

Desafío

Un  brevísimo amago de huida que desvela el cansancio ante presiones mixtas: externas e internas. Tentación irreflexiva, alertándonos de un asunto relevante diferido reiteradamente por su naturaleza turbadora. Un punto de inflexión en el que acotamos el desasosiego, lo desmenuzamos, analizamos y le otorgamos entidad, definida y limitada. Así posteriormente, despojándonos de toda arrogancia,  redirigimos

Seguir leyendo

Paraelecciones del 28A en las parademocracias occidentales.

He llegado a la desasosegante conclusión de que la denominada jornada de reflexión que está establecida el día previo a unas elecciones, no es más que un reducto que se nos concede a los insignificantes votantes para vigorizarnos y soportar el panorama que tras de sí deja cualquier jornada electoral de desafección, desesperanza y frustración.

Seguir leyendo

Aforismo desmigajado

“Solo aquel que desde su ‘siendo’ puede dejarse interpelar por su ‘ser’, alcanza esa dialéctica de la sabiduría, dolorosa tal vez, pero única vía hacia la claridad mental” Ana de Lacalle. Relatos y Aforismos. Célebre Editorial. Badalona, febrero de  2019. Nº120, pg.89 Los humanos existimos, para los otros y para nosotros mismos, desde la manifestación

Seguir leyendo

Sant Jordi inolvidable

La jornada de ayer, día de Sant Jordi con dádivas de rosas no-rosas y una ingente oferta de lecturas para todos los gustos, fue inolvidable. Y no por el éxito de ventas –que nadie desprecia si se produce- sino porque me otorgó la posibilidad de contactar con otros autores de la ciudad donde resido –L’Hospitalet

Seguir leyendo

La libre expresión de una leyenda: Sant Jordi

A una jornada del día de Sant Jordi en Cataluña, la efeméride cultural más arraigada, universal y emotiva para los que aman esta tierra, voy a tomarme la licencia literaria de reconvertir la leyenda que funda este día en una metáfora de libre interpretación. Para los neófitos en las raíces legendarias de Sant Jordi, resumiré

Seguir leyendo

Apresados

Rasgamos el tedio cotidiano desertando un breve espacio del tempo que nunca nos pertenece. Guarecidos en lugares ignotos para el resto, nos figuramos ser rebeldes que descuartizan la monotonía impuesta. Pero, desdichadamente, padecemos el mal de la inercia incrustada que nos conmina a la repetición de los esquemas interiorizados. Así, antes que desestructurar el yugo

Seguir leyendo