Categoría: Filosofía artículos

La complejidad de lo verosimil.

Se decía, a sí mismo, que nada de lo que sucedía alrededor podía constituir un acontecer fidedigno, sino un aparecer persistente de veleidades distractoras. Pero ¿cómo discernir con veracidad entre lo voluble y lo sustancioso? Ahí residía el antiquísimo problema, que según su experiencia no había sido zanjado. Porque, hallándonos inmersos en una vorágine fáctica,

Seguir leyendo

Zweig, Freud y el Moisés,…

Decía Zweig en una carta a S.Freud que “Las ideas no tienen ninguna patria verdadera en la Tierra. Flotan en el aire entre los pueblos, entre los seres humanos, y apenas hay conocimiento, fe o religión que no mezcle lo propio con lo adventicio, así como tampoco hay ningún invento puro: todo inventar es un

Seguir leyendo

Sobre “normalidades” y otras sandeces

Estamos de regreso a un antes, que se ha disipado esquivo e ingrato. Un tiempo que ahora restará idealizado como la auténtica normalidad, por la que muchos se arrastraban excluidos, otros se sometían complacidos de ser los homos economicus coadyuvantes del sistema, y el resto se enriquecía cínica y sarcásticamente contemplando la ignorancia o pasividad

Seguir leyendo

La escatología como metáfora

Evacuar lo escatológico que se pudre en las entrañas, puede ser una expresión soez y zafia, o una metáfora o imagen de cuanto contenemos en nuestro interior de despreciable, y en consecuencia de la necesidad de expelerlo con prontitud. Porque, nos agrade o no, todos incorporamos lo bello y lo siniestro a lo largo de

Seguir leyendo

Aporías orgánicas o el covid19

La incertidumbre es una neblina fina infiltrada por los poros de lo que consideramos real, por haberlo asimilado al suceder, que dificulta la visión nítida de lo que hay y, por ende, de lo que cabe esperar que haya. Esta distorsión perceptiva, producida por el recelo que nos produce esa opacidad sutil, desencadena inseguridad, desasosiego

Seguir leyendo

Marionetas vadeando en el abismo

Vivimos al borde de un abismo invisible, en el que una mano de la misma naturaleza va empujando, caprichosamente, a unos sí y a otros no. Esa arbitrariedad que arroja no es más que mera apariencia. Ser aventado hacia las profundidades del orco, o regateado y capeado, se subordina a las condiciones iniciales en las

Seguir leyendo