Etiqueta: Placer

Ante la incertidumbre, el eterno retorno

La oscuridad no cede aún el paso al alba, resistiéndose con una tenacidad abrumadora nos mantiene en el umbral de la incertidumbre con una nimia esperanza. La costumbre nos induce a creer que saldrá el sol, porque hasta ahora siempre ha sido así, decía el escocés Hume; no, sin el asombro de todos los que

Seguir leyendo

El dolor es fuerza, la voluntad de poder baila con ella.

Si el desafío es buscar algún filósofo, literato, poeta…artista que supiera lidiar con el dolor, ese fue sin duda Nietzsche: No es nada el ser fuerte como un estoico, con la insensibilidad uno se ha liberado. Se deben poseer en uno mismo los contrarios: la delicada sensación y lo contrario, no desangrarse, sino convertir el

Seguir leyendo

El vitalismo de Nietzsche

IMAGEN: http://www.artistasdelatierra.com/obra/88358-Lo-apolineo-y-lo-dionisiaco.html. “Nietzsche se inclina más por la forma epicúrea de vida, pero tampoco es el epicureísmo en sí mismo deseable. El sufrimiento y ciertos horrores de la vida deben ser evitados, si ello es posible, sobre todo si son estériles. La meditación morbosa de la muerte o el recuerdo constante de nuestra condición sufriente,

Seguir leyendo

El realismo de Schopenhauer

“Reconocemos que lo mejor que se puede encontrar en el mundo es un presente indoloro, tranquilo y soportable: si lo alcanzamos, sabemos apreciarlo y nos guardamos mucho de estropearlo con un anhelo incesante de alegrías imaginarias o con angustiadas preocupaciones cara a un futuro siempre incierto que, por mucho que luchemos, no deja de estar

Seguir leyendo

Del placer a la felicidad

El placer es un  tiempo –más o menos duradero- que nos brinda el regocijo de los sentidos. A partir de ahí, hemos creado un concepto como la felicidad, que sería un estado permanente de una diversidad de placeres, no solo sensoriales, sino también emocionales e intelectuales cuyo horizonte nos alienta en la vida. Pero,  más

Seguir leyendo

El placer

Sucumbimos ajados, a la  seducción de los placeres fáciles e inmediatos para absorber precipitadamente oxígeno, y seguir viviendo en momentos agónicos. No hay humano que naciera con reservas extras de ese gas vital sin el que nos entregaríamos a la desidia, el decaimiento y a un posible proceso destructivo. Por ello, nadie puede ser juzgado

Seguir leyendo